La motricidad fina y su funcion



La motricidad fina es una competencia que deben fomentarse tempranamente.

¿Todos los niños de la edad de su hijo se pueden amarrar los zapatos y el suyo no? ¿Tiene dificultades para cortar y recortar mientras sus compañeros de salón no? La respuesta a estas dificultades puede estar en los problemas de motricidad fina.
“La motricidad fina es el conjunto de habilidades que implica el uso de músculos para la realización de tareas que requieren mayor precisión. Los niños desarrollan destrezas con el tiempo, al practicar y al enseñarles”, define Aura Sofía Rico, pediatra especialista en desarrollo infantil.

Ángela Pulido, especialista en el cuidado del bebé de la Universidad del Rosario, explica que la motricidad fina también está relacionada con las primeras manifestaciones de comunicación, descubrimiento del entorno y reconocimiento del lenguaje que le permitirán al niño elaborar una imagen de sí mismo.

Laura Moreno, directora del Jardín Infantil Hilos de Colores, por ejemplo, dice que la motricidad fina posibilita abrir, cerrar y mover los ojos, mover la lengua, sonreír, agarrar un objeto, pintar, moldear, cortar, entre otros. “También está asociado con el incremento de la inteligencia, por ello es tan importante trabajarla a tiempo y desde temprana edad”, afirma.
Cuando el niño tiene problemas de motricidad fina, puede tener inconvenientes en su proceso de lecto-escritura, no sabrá recortar formas con tijeras, dibujar líneas o círculos, doblar la ropa, sostener ni escribir con un lápiz, amarrarse los cordones o realizar actividades manuales que requieran mucho detalle.

Ahora bien, estas dificultades pueden confundirse con desmotivación o desinterés, porque, debido a las limitaciones, el niño no se le mide a actividades como pintar, colorear, rasgar, escribir y cortar, entre otras.
Por lo general, en los casos difíciles, si hay evidencia de alteración del desarrollo o falta de interés, en los jardines infantiles y colegios notan las dificultades y remiten a los niños, la mayoría de las veces, a terapia ocupacional para que los ayuden.
La doctora Aura Sofía explica que dentro de las causas por las que se presentan los problemas de motricidad está que algunos niños tienen un tono muscular más bajo de lo normal. También ocurre cuando el entorno del niño es sobreprotector o se anticipa a sus necesidades, pues crecerá en un ambiente pobre en estímulos que no lo reta ni le genera la inquietud de explorar.
Estimular a su hijo le permitirá desempeñarse mejor en el colegio y en sus actividades diarias. Para ayudar al niño, Luz Karime Duarte, terapeuta egresada de la Universidad Javeriana, dice que inicialmente debe trabajar la motricidad gruesa, que es la habilidad para realizar movimientos generales grandes, tales como agitar un brazo o levantar una pierna (relacionada con posición y cuerpo).

En su tiempo libre oriente ejercicios como jugar a la carretilla, trepar, ir al parque y pasar el pasamanos, trabajar con plastilina de diferentes durezas. Aquí, actividades y juegos divertidos que puede realizar en casa para estimular a sus pequeños.


Redactor

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Instagram